Como muchos sabréis, el cacao procede de América y sus primeros contactos con el "viejo continente" llegaron con los conquistadores españoles; pero una de sus grandes revoluciones fue cuando se empezó a solidificar y a utilizar en reposteria en el siglo XIX; gracias a ello nosotros actualmente podemos ofreceros nuestra couland de chocolate.

Couland Selectium Chef – Alta cocina en tu casa con nuestros precocinados gourmet de quinta gama

El químico holandés Casparus van houten consiguió extraer la manteca de cacao gracias a una prensa hidraulica y dicha manteca se empezó a mezclar con azúcar, consiguiendo una emulsión que creo el chocolate solido moderno. A partir de este momento se solía mezclar esta emulsión con ingredientes alcalinos, los cuale ayudaban a mitigar el sabor amargo del chocolate.

Este chocolate solido no es sólo una revolución en el mundo del chocolate, el cual en líquido estaba en cierto declive desde la consolidación del café, es también una revolución en la reposteria que de golpe se encontraba con un ingrediente perfecto para combinar tanto por su sabor como por sus posibilidades de utilización.

El inicio de la mezcla de repostería y solidificación del chocolate comienza con el auge de los bombones, reclamados por toda la aristocracia europea y que hicieron aumentar el envío de cacao desde África. A partir de este momento el siguiente punto de inflexión llegaría con Franz Sacher, creador del primer bizcocho de chocolate que se hizo tremendamente popular entre los cafés vieneses del siglo XIX.

Estas innovaciones en absoluto cesaron cuando se acercaba el siglo XX y con ellas llegó el, al principio, inestable chocolate con leche de la mano de Daniel Peter y Henri Nestlé. Tras esta innovación llegaron algunos de los chocolates con variantes más conocidos: avellanas, praliné...

Tras la industrialización de todos estos procesos, el chocolate sigue innovando: chocolate blanco, helado de chocolate o la combinación de chocolates en distintos estados, aumentando la posibilidad de nuevos platos como es el caso de nuestro couland, que mezcla bizcocho de chocolate sólido con chocolate fundido. Y estamos seguros de que esta historia seguirá.